marianacornejoburbuja

El dolor de parto es mucho mas fuerte que cualquiera que estemos imaginando, a poco no? Pero al ver a nuestros pequeños se olvida todo el sufrimiento; desde antes de nacer los amamos mas que a nadie pero al verlos es la confirmación de que el amor a ciegas y amor a primera vista si existe. Los bañamos, los vestimos, los alimentamos, perdemos el asco a la popo, a la pipi, al vomito, a la sangre; pero nos volvemos vulnerables ante el dolor y aunque los cuidamos de todo y de todos, desde un resfriado hasta una varicela, el saber que les sangró la rodilla y el codo por un raspón, nos duelen tanto; el saber que lloran porque otros niños les dicen palabras hirientes, es indescriptible.

ContSalud0003A[1]Lectores míos, yo tengo dudas, me cuestiono si soy la única o hay mas mamis que coincidan conmigo; cuando a sus hijos le da temperatura, sienten ustedes esa angustia de verlos enfermos?, Cuando se cae o saben que su cría esta en peligro, a poco no corren a prevenir el accidente? Y en caso de que fuera inevitable y se hace daño, a poco no les duele a ustedes también?, Si se percatan de que alguien, sea adulto o niño trata de humillarlos, ofenderlos o llamarles la atención como si fueran lo peor, pregunto, no les da coraje, no sienten ganas de ponerse al tú por tú con la persona?.

Para ustedes no fue difícil que aprendieran sus pequeños a usar el baño?, Qué me dicen de las tardes que pasaron repasando las tablas de multiplicar?, Las muchísimas veces que batallaron en que hiciera esas planas de las vocales en los cuadernos y después el abecedario completo?, Esas tareas de recorta objetos color rojo, luego continuaron con el amarillo, el azul, después el verde y así, pasando por todo el arcoiris.

attachmentA donde vamos con todo esto? Pues resulta que hay muchas personas, en específico señoras madres de familia, una y dos generaciones atrás de la nuestra, que  no se cansan de decir: “los hijos son prestados, no te aferres a ellos, un día ellos se irán a hacer su vida y tu vas a sufrir”, o lamentablemente nos enteramos de que fallece el hijo de alguna persona y hay señoras que a pesar de ver el dolor de una madre, se atreven a decir lo siguiente: “no le llores, los hijos son prestados, Dios solamente nos los deja un rato”.

En serio, sin afán de ofender las creencias de alguien, pero señoras por favor, cómo que los hijos son prestados? Mis hijos no son prestados, no fuí a pedirlos por un tiempo con la vecina, ni mucho menos los alquilé en una tienda o se los pedí prestados a una amiga, los tuve en mi vientre por nueve meses y me dolieron para nacer, los amamanté, los protejo, los visto, los llevo al doctor cuando enferman, los alimento de forma saludable y de vez en cuando les cumplo sus antojos, los abrazo, los beso hasta fastidiar, los hago reír hasta que sientan dolor en sus pancitas, cuando se portan mal o cometen alguna imprudencia, los reprendo y les hablo con firmeza.

502012514_univ_lsr_lg[1]Todo esto y mas hago por ellos, porque son míos, y siento tanto amor por ellos, así que no, a mis hijos no me los prestaron; entiendo que todos tenemos que cumplir un ciclo en esta vida, para eso fuimos educados y es lo mismo que hacemos nosotros con nuestros hijos, educandolos con valores y desarrollando sus virtudes y descubriendo  habilidades para que sean hombres y mujeres capaces de vivir su vida de manera independiente, muy plena y feliz. Que tendrán que irse de casa algún día, si, lo sé, pero seguirán siendo mis hijos aunque viajen al fin del mundo, mi amor será el mismo de cerca o de lejos, mi preocupación será la misma a corta o larga distancia.

papaehijo[1]Señoras hermosas, no mal interpreten este escrito, desde niña crecí escuchando esta frase “los hijos son prestados” y desde entonces a dado vueltas en mi mente, pensando: “a caray, entonces, no soy hija de mi madre?, Entonces no salí del cuerpo de mi madre?”; Entiendo perfectamente a que se refiere esta frase, pero creo que siempre se dijo mal; creo que como padres y madres, debemos educar a nuestros hijos con valor, firmeza y seguridad, pues llegada la edad apropiada y el momento oportuno, saldrán de casa a vivir su vida y tenemos que aceptarlo, como nuestros padres apoyaron nuestras decisiones, buenas o malas pero las aceptaron, así nosotros, pero recordar y recordarles a nuestros hijos que aunque salgan de casa con maleta en mano, siempre contarán con nosotros, siempre los vamos a amar y sobre todo a querer lo mejor para ellos, pero respetaremos las decisiones que tomen. Por lo pronto, los guiaremos por lo que nosotros consideramos un buen camino y un buen ejemplo, les formaremos excelentes y gratos recuerdos, para después cuando crezcan y lleguen a visitarnos, sentarnos a recordar y a carcajada reír de todas las vivencias que pasamos junto a ellos.

Mis hijos no son prestados, y los suyos?

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here