marianacornejoburbuja

Cuando supimos que estábamos embarazadas, muchas personas se acercaron a preguntarnos: Qué deseábamos, niño o niña?, Nunca nos preguntaron: Qué quieres: niño, niña o gay?, Verdad que no?. Lo que sí es cierto es que la mayoría contestamos a la primera cuestión: “lo que sea, pero que nazca completo y sano”.

bodas-gay[1] (1)Después de nueve meses damos a luz a un pequeñito y lo tenemos en nuestros brazos lo abrazamos, lo cuidamos, lo mimamos, lo alimentamos, y le damos todo lo que creemos necesario para que crezca sano mental y físicamente. Pero mientras eso pasa, como madre o padre, nos empezamos a crear perspectivas, historias de nuestros hijos; seamos honestas en ocasiones hasta las platicamos con alguien mas: “mi hijo de grande será arquitecto, abogado o futbolista”, “mi pequeña seguramente de grande será diseñadora de modas, maestra o bailarina de ballet”; y la mente juega con nosotros y nos hace formarnos ideas del futuro que “tendrán” nuestros hijos (escribo “tendrán” entre comillas porque eso que idelizamos, jamás va a suceder, jamás). Conforme van creciendo mas que educarlos les decimos que hacer y qué no; “baja los codos de la mesa”, “cierra la boca cuando masticas”, “recoge los calcetines”, “no digas groserías”, “limpia los zapatos”, “Bañate”, “ese niño es malo, no te juntes con él”, “eso no es para niñas”, “los trastecitos y la cocinita no son para niños”, creemos que siempre nos van a obedecer, que seguirán y harán con su vida lo que nosotros queremos e pensamos, pero la realidad es que mientras mas crecen, mientras mas conviven con sus compañeros de escuela, lo que ve en televisión, internet, en la calle, nuestros hijos van formando su criterio, su carácter, sus ideales y lo que quieren ser en la vida; es verdad que nosotros somos la base, si, pero de los valores, eso sí estamos sobre ellos a diario, pero cuando sean adultos, ellos elegirán que vivir y como vivir, ellos elegirán a quien amar, y así como antes de su nacimiento, siempre quisimos lo mejor, así queremos su felicidad, que sea honesto consigo mismo y que jamás dañe a los demás, que sea congruente con lo que dice y lo que hace.
Madre-e-hijo[1]Como padres muchas veces idealizamos a nuestros hijos de la siguiente manera: los educamos, van a la escuela, los traemos en ese estira y afloje para que tenga buenas calificaciones, les seguimos fomentando los valores, siempre esperando que termine su carrera y sea un profesionista, al finalizar su carrera, empezamos a hacernos a la idea que en cualquier momento se casará, si es varón seguirá trabajando y llevando el sustento a la casa siempre apoyando a su esposa, si es mujer que conseguirá un buen hombre que la valore y la respete, que tendrá hijos y su esposo la amará mucho. Siempre cuando pensamos en el futuro de nuestros hijos, los visualizamos felices, y siempre decimos: “yo aceptaré a la persona que elija, mientras la haga feliz, no importa”.

Pero qué pasa si durante su crecimiento nuestro hijo o hija descubre que le gusta una persona de su mismo sexo?, Eso le quita valor a su vida?, Dejemos de guiarlo y enseñarle los valores que cualquiera necesita saber?, dejaremos de amar a nuestro hijo?, Le daremos la espalda así como así?, Elegir alguien de su mismo sexo, le resta derechos a su vida?, Ya no merece respeto?, Dejará de ser nuestro hijo o hija?, Lo han pensado? Aceptarían la preferencia de su hijo?; Para todos es fácil juzgar, señalar y hasta condenar, decimos que somos civilizados y que respetamos al resto de las personas, pero en cuanto sabemos que a nuestro lado está un homosexual o una lesbiana, inmediatamente empezamos a juzgar a la persona (no todos, pero de que los hay los hay), son intolerantes a ellos, como si lo gay se contagiara; pero se han puesto a razonar?, Son personas que sienten, que anhelan, que desean ser respetadas como el resto de los seres vivos, que fueron educados, que así como los heterosexuales tienen derecho a trabajar, a demostrar su cariño, a amar, a tener un hogar, ellos también, que así como hay relaciones de parejas heterosexuales que tienen altibajos, así las hay en parejas del mismo sexo, nadie dijo que tener una relación fuera fácil, que así como las parejas heterosexuales tienen hijos y muy pero muy malamente los educan, los ultrajan, los abandonan y hasta matan, así hay en las del mismo sexo (escasos pero malamente los hay); pregonamos que vivimos actualizados y que ya nada nos espanta, pero la realidad es otra y solo porque no es nuestro hijo o pariente, no nos da derecho a juzgar y mucho menos a quitarle derechos a una persona con preferencias distintas a las nuestras.

bc55204ae4545bd_4ddb0d8aebb54bfa8c6a52af34d10af3[1] (1)Se han detenido a pensar en algún momento? se han puesto en el lugar de alguna mamá de una persona gay?, O qué? Piensan que hizo mal su trabajo?, Que le faltó mano dura?, Que es su culpa por dejar que el niño jugara con las niñas?, O que la niña ingresara al equipo de futbol en la escuela?.
Valores  lectores queridos, valores son los que faltan en este mundo, enseñarlos, reforzarlos pero sobre todo predicar con el ejemplo, exigimos justicia y no somos capaces de serlo, exigimos respeto y la pasamos por alto anteponiendo nuestros intereses, exigimos amor y muchos se abstienen como si uno entendiera o supiera por telepatía su sentir, exigimos tolerancia y somos incapaces de aceptar las ideas de los demás, exigimos responsabilidad y la dejamos de lado cuando nos toca actuar, exigimos solidaridad y pretendemos que con solo palabras se arreglan las cosas cuando lo que importa son los hechos, las acciones, exigimos honradez cuando en ocasiones se nos olvida practicarla, exigimos bondad mientras actuamos fríamente, exigimos la verdad y con tal de salir de apuros es mas fácil decir una mentira piadosa a enfrentar la realidad, exigimos lealtad y a veces la olvidamos en cajón, pedimos libertad y nosotros mismos nos fabricamos muros, nos encarcelamos mentalmente, suplicamos igualdad, llevamos años suplicando igualdad y nosotros mismos nos la negamos, fría, cruel y despiadadamente nos negamos a la igualdad por intereses propios, nos olvidamos que tenemos los mismos derechos, que como siempre nos han dicho nuestras madres y les decimos a nuestros hijos: “no dejes que nada ni nadie te haga infeliz, lucha por lo que quieres, vive tu vida sin hacerle daño ni le afecte a nadie, eres un ser que merece todo, sé feliz con quien tu quieras pero sé feliz, que nadie te detenga, que nada te agobie, yo siempre estaré contigo, siempre contarás en las buenas  y en las malas conmigo, nadie puede quitarte lo que por derecho te corresponde, tu felicidad, tu integridad, tu libertad, jamás dejes que nadie lastime tu mente y menos tu cuerpo, recuerda que siempre puedes regresar a casa, siempre voy a respetar tus decisiones si eso te hace estar feliz y en paz contigo mismo, porque siempre serás ese pedacito de vida que con mucho amor tuve dentro de mi y que antes de saber tu sexo, amé ciegamente”.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here