marianacornejoburbuja

 Que tal mami lectora como va su semana?
Ya la vi, muy activa desde muy temprano, toda acelerada por tener listos a los niños y así llegar a tiempo a las escuelas; casi casi rogamos por no encontrar tráfico en nuestro camino, no dudo ni tantito que algunos desayunen o almuercen en el coche por las prisas, el chiste es que no lleven el estomago vacío. Los platos quedaron sucios en el lavatrastes, algunas camas a medio tender y una que otra toalla húmeda, pero regresando se lavan, se arreglan y se tienden afuera.
A nosotras si nos va bien un café o jugo es lo que anda haciendo olas en la panza, pero primero lo primero: los hijos; algunas vamos sentenciando, sermoneando, gritando o esperemos que platicando pacíficamente con los niños sobre como deben de comportarse en la escuela, con que tienen que cumplir con las tareas que la maestra les dé, con lo que no deben de hacer en el recreo (o descanso), vamos dando órdenes de no comprar “chucherías” en la cooperativa, en fin, vamos con la lengua suelta y afilada todo el camino; y que risa porque nuestros hijos van: “si mamá”, “no ma”, “sip”, “no”, “ok”, “ya entendí”, “esta bien”, “si, si, si”, en pocas palabras, parecen robots contestando en automático.
Mas tarde andaremos en el super y nuestras crías corren, gritan o pelean entre ellos y la hacemos de mediador, o le entramos a la discusión, la gente volteará a vernos, pensará mil cosas. Muchas andamos a cara lavada, bañadas si, pero sin una gota de maquillaje, algunas con ropa del gimnasio porque vamos a venimos, otras muy sencillas pero cómodas, pues el día está muy loco.
Regresando al coche, algunas cantamos en el camino, platicamos con nuestros hijos o simplemente los venimos escuchando, ellos y su mundo complicado (si supieran lo que les espera al crecer), llegamos a casa y a seguirle con los pendientes; nuestra mente va a mil por hora, pensando a veces en voz alta y nuestros hijos nos ven raro, que va! A seguirle que ese baño no se limpia solo.

Nos quedamos pensando en lo que nos dijo el jefe en el trabajo y seguimos en la misma: “está loco! Ni que no tuviera vida después del trabajo”; en ocasiones reímos al ver las locuras y ocurrencias de nuestros hijos, en otras sin querer nuestros ojos dejan salir una lagrima, porque están creciendo, porque sentimos que nos falta tanto por darles, tanto por demostrarles, tanto tiempo por brindarles, porque sentimos que lo perdemos en personas que no valen la pena, en pensar en cosas no tienen sentido, porque trabajamos demaciado y ellos duran tan poco tiempo pequeños. Es verdad! Muchas veces nos pasamos de la risa al enojo por las acciones de nuestros hijos, pero hay situaciones que debemos controlar y no pasar por alto, situaciones que no deben de volver a suceder, nuestras crías piensan que estamos mal, que somos las peores, pero otras tantas que somos las mejores.

Muchos o muchas nos verán raro, nos juzgarán por ser como somos, incluyan queridas lectoras a la familia, porque a pesar de conocernos lo hacen, pero no somos perfectas, unos días somos la mujer mas feliz del universo y otros la mas floja, otros días correrá sangre ardiente por las venas del coraje y otras tantas mandaremos por un tubo a esa misma gente, habrá ocasiones en que tendremos energía para limpiar toda la casa y otras mas, no vamos a querer ni levantar el plato de la mesa.

No somos perfectas, somos guías, somos maestras, somos amigas, somos amor, somos entregadas, somos dinamita, somos enérgicas, somos sentimentales, somos difíciles, somos todo y nada menos perfectas…
Somos mamás

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here