Uno tras otros los golpes del Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca que primero a través de la Junta de Conciliación y Arbitraje califico como inexistente la huelga, y ahora a través de la Policía Estatal, prepara violentos desalojos de los trabajados que se mantienen en las afueras de las empresas.

Estatales afuera de Novalink

Desde el lunes, el Gobierno de Tamaulipas dio palo a trabajadores de Autolive, Candados Universales, Aptiv, Novalink y 9 maquiladoras mas que esperaban aumento y bono pero en lugar de eso fueron amenazados con despido de no entrar a las plantas a las 2 de la tarde del martes 29 de enero.

Se trata de un duro golpe a la clase obrera que confiaba en que con el paso de las horas las empresas les reconocieran sus derechos, como ya paso en las firmas Polytech, Puertas y Vidrios, Cora I y II, INTEVA en sus tres plantas y 12 más de acuerdo al listado con el que cuenta el Sindicato de Jornaleros y Obreros Industriales de Matamoros.

El lunes se declaro como ‘inexistente’ el proceso de huelga y la dependencia  llamó a los trabajadores a regresar a sus empleos en un plazo no mayor a 24 horas, de lo contrario estarán en riesgo de perder sus derechos laborales.

Peor aún si el obrero insiste en permanecer en las afueras de las plantas e impedir el acceso de gerentes, personal de confianza y materia prima, podrá ser sometido con el uso de la fuerza pública en una acción que podría desencadenar una tragedia.

Sin pensar en el bienestar del trabajador, y siempre del lado del empresario, el Gobierno de Tamaulipas que encabeza Francisco Javier García Cabeza de Vaca muestra en Matamoros su lado mas intolerante y pone en riesgo la integridad de quienes solo piden un aumento salarial y el cumplimiento de una clausula en su contrato colectivo que los faculta para recibir poco mas de 32 mil pesos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here