foto

Definitivamente los tiempos han cambiado.

En otras épocas el PAN denunciaba m PRI por sus excesos durante los procesos electorales. Y el tricolor como el “gran guerrero” salía adelante en sus batallas cargando sin escrúpulos con las críticas de sus opositores. Las elecciones y la maquinaria tenían el sello del tricolor.

También era quien más cargadas de personalidades de la oposición tenía a su favor, en señal de modelo y fortaleza. Pero esos hechos desaparecieron desde las elecciones federales del 2000, cuando el tricolor probó la derrota y el PAN saboreo el triunfo.

Aunque pareciera que los priístas que se ha sumado en el actual proceso electoral al candidato panista, no son relevantes sólo le meten ruido a la contienda electoral. Porque la mayoría quienes se han enfilado en el panismo, son los cuadros que para el tricolor dejaron de funcionar, son los desechos del tricolor.

De tal manera que para los priístas la incorporación del “porro” Gonzalo Hernández Flores a la campaña del panista Francisco García Cabeza de Vaca, carece de impacto en el territorio de los votos. Ya que pesa más la mala fama del “catedrático” de tiempo completo que su perfil de operador electoral, que como tal se sabe vender.

No obstante que desde el punto de vista moral representaría un bien para el panismo, la verdaderamente beneficiada es la Universidad Autónoma de Tamaulipas, ya que por fin logró quitarse una peste de tres décadas, de una de las escuelas importantes por las ciencias humanas que se desarrollan en las facultades relacionadas con el trabajo social.

La cargada de Hernández Flores que no es pariente del ex gobernador de los mismos apellidos, resulta hasta patética para quienes lo conocen y tienen relación con él. Hay quienes lo ven enloquecido, desesperado. Lo cual resulta lógico, porque 30 años en el poder y con el control de una parcela uateña nada despreciable, la perdió en un parpadeo. Si está para enloquecer.

Y sí está para replay, porque una semana antes con engaños le acarreo un grupo de ciudadanos a un candidato del PRI y ocho días después destapo sus preferencias por el candidato de Acción Nacional. Este sí que anda como perro en periférico, diría un buen amigo.

Pareciera que la denuncia contra el candidato de Acción Nacional por parte del PRI solo busca meter ruido al proceso electoral, pero los términos en que se presentó va más allá de lo electoral, ya que esta en el terreno de los delitos electorales tipificados como penales.

Porque los artículos citados por el denunciante y en los que basa su querella, Héctor Villegas Gamundi secretario de elecciones del tricolor, están contenidos en el código penal y no en el código electoral de Tamaulipas. Lo que indica que desde ahora se busca judicializar el proceso.

Pero no hay que descartar que este miércoles se desarrollará el segundo debate de los candidatos que aspiran a la gubernatura de la entidad y la denuncia bien podrá ser el tema para “cuartear” al abanderado del tricolor.

Los temas de este segundo debate están enunciados por el Instituto Electoral como, Gestión gubernamental; oportunidades y desafíos. Transparencia y acceso a la información, responsabilidad de los servidores públicos; prevención y sanción de la corrupción, medios de control y rendición de cuentas.

El segundo tema será. Desarrollo Económico, productividad y creación de empleos; seguridad social. Infraestructura; pesca, campo, turismo, industria, comercio y simplificación administrativa.

Habrá que esperar cual será el posicionamiento de cada candidato, ojalá llenen las expectativas de la sociedad, que está agotada de escuchar diatribas y acusaciones que en nada abonan a la vida democrática ni al desarrollo de esta entidad.

La temática planteada por el Instituto Estatal Electoral es propia para que los contendientes por la gubernatura hagan un buen debate. Pero son o al menos se creen políticos y ese es el problema de esta entidad y este país, que todo quieren politizar y ni eso logran.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here