marianacornejoburbuja

Querido lectores, aquí sigo, nunca me fui, ni me iré y para mí es un placer estar cerca de ustedes de distintas formas, quienes me conocen saben que así soy, estoy pero adoro el silencio y el ruido, estar y otras no estar, más no alejarme, pues justo así y con la confianza de que sigo estando junto a ustedes, les traigo estas letras.

Aunque lo negamos muchas veces he intentamos otras tantas más de plantarnos en el presente, siempre estamos pensando en el futuro, visualizamos nuestro futuro a lado de nuestra pareja, como será nuestra relación estando en la tercera edad, si seguirá el amor, qué podemos hacer para fortalecer nuestra relación? No dejamos de pensar en que todo puede pasar, que nuestra pareja se aburra, que empiece el desinterés y termine antes de tiempo, o idealizamos en que todo estará de maravilla y seremos dos pasitas arrugadas enamoradas.

Pensamos también en el futuro de nuestros hijos, en que sigan estudiando, lleguen a ser exitosos, sean más educados y buenos hijos.

Pensamos en nuestra familia, en que llegará la partida de los que tienen más años encima y que tristemente viviremos esas situaciones, pues nadie es eterno y es inevitable no pensarlo.

Pero hay algo que siempre pensamos y sobretodo nosotras las mujeres, algo que siempre deseamos, un look nuevo, algo drástico, a veces alocado, con la televisión y las redes sociales en mano, vemos a las famosas con cambios y cortes de cabello increíbles y los deseamos, pero no nos atrevemos por “el qué dirán”, porque “no se me va a ver bien”, porque “tengo la cara redonda” entre muchas otras excusas. Lo mismo pasa con la ropa, los deportes, estilo de vida, forma de ser, todo lo que sea un cambio o un deseo guardado por pensar que no es algo para nosotras.

Pero, se han puesto a pensar en esta frase: que en diez años vas a querer la edad que tienes hoy, para hacer lo que no estás haciendo por el miedo al qué dirán.

Dejemos de pensar en el futuro y “el qué dirán”, si deseamos una vejez llena de amor con nuestra pareja, tenemos que trabajarla hoy, amarnos hoy, desearnos y ser apasionados hoy. Si queremos que nuestros hijos sean hijos educados o exitosos, tenemos que apoyarlos hoy en que se esfuercen en ser buenos estudiantes pero sobretodo buenos seres humanos, llenos de gratitud, humildad pero sobretodo humanidad, que es justo lo que el mundo necesita en este momento.

Si nos gusta un nuevo corte de cabello, diferente a lo que siempre traemos, si intriga hacer ese deporte extremo, vamos a intentarlo, es la única manera de saber si podemos, si nos gusta, si solo era curiosidad o realmente es lo que siempre quisimos hacer. Quién nos dirá si es lo que estábamos esperando si no lo intentamos?.

Tenemos una sola vida para disfrutar, y solo hoy tendremos esta edad, esta vitalidad para hacer lo que nos inquieta, lo que nos cosquillea en nuestro ser. Nadie cosecha lo que no sembró, nadie tendrá lo que no intenta y empieza a hacer hoy.

Vivamos siempre pensando en nosotros, en estar en paz y armonía con nosotros, no en lo que los demás esperan de nosotros, en lo que la gente dirá.

Amemos de verdad, disfrutemos de lo que hacemos y siempre siempre: nunca quedarse con las ganas, siempre y cuando no se lastime a nadie con nuestras decisiones y acciones.

No sabemos qué pasará en diez años, pero nuestra actitud y acción ante la vida que tenemos hoy, nos puede dar una idea, si seguimos así.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here