EL PAÍS.- Angelina Jolie ha admitido que algún día podría dedicarse a la política y ha instado a líderes globales a hacer más para ayudar a los refugiados y a las mujeres en conflicto.

«Iré donde me necesiten», ha dicho la actriz al ser consultada sobre si estaba preparando su carrera política.

«Si me hubieras preguntado hace 20 años, me hubiera reído», ha explicado en una entrevista con la cadena británica BBC este fin de semana.

«No sé si estoy calificada para la política, pero también he bromeado que no sé si tengo un cadáver en mi armario», agregó. No sería la primera intérprete en dejar el cine por la política. En el pasado ya lo hicieron Arnold Swarzenegger, que fue gobernador de California, y Ronald Reagan, que antes de ser presidente de Estados Unidos (el número 40) fue actor. También Glenda Jackson ganó dos Oscar antes de ser ministra de Transportes en el Reino Unido con Tony Blair y Clint Eastwood fue alcalde de Camel by the sea. También la actriz de Sexo en Nueva York, Cynthia Nixon, optó a ser gobernadora de Nueva York.

La intérprete cuenta con varias personas que podrían apoyarla y asesorarla a conciencia para su posible incursión en el gobierno estadounidense, como su amiga y miembro de la británica Cámara de los Lores, la baronesa Arminka Helic, a quién conoció en 2012 durante su campaña para poner fin a la violencia sexual durante los conflictos bélicos. «Honestamente haré lo que sea que piense que realmente pueda hacer un cambio y, en este momento, puedo trabajar con una agencia de la ONU (…) para hacer mucho trabajo directamente con las personas necesitadas», ha admitido ahora la intérprete tras meses de especulaciones. «También puedo trabajar con gobiernos y también puedo trabajar con los militares. Estoy en un lugar muy interesante para poder lograr que se hagan muchas cosas sin un título, sin que sea sobre mí o mis ideas políticas. Así que por ahora me quedaré tranquila», agregó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here