Un grupo de aproximadamente 40 personas de la tercera edad esta mañana hicieron presencia en las oficinas del abogado Gustavo Adolfo Bazán Alvarez, ubicadas en la Colonia San Francisco de esta ciudad para exigirle el reembolso de dinero que le pagaron por ayudarles a aumentar la pensión del IMSS pero desde hace ya varios meses denuncian que el proceso está detenido y ahora quien que les regrese el dinero.

De acuerdo al testimonio de las personas, el abogado les recibió la cantidad de hasta 65 mil pesos por persona en pagos parciales de 5, 10 y 15 mil pesos.

Al llegar a las oficinas el grupo de abuelitos se encontró con que el abogado no estaba y que el lugar estaba cerrado por lo que decidieron ir a buscarlo a su residencia ubicada en el exclusivo fraccionamiento Río sección 2, en donde los recibía cuando iban a entregarle los pagos que él pedía para el proceso que nunca realizó.

El abogado salió para dialogar con ellos y metió a su residencia a todos, uno por uno para poder llegar a un acuerdo, al ser entrevistados los adultos mayores que iban saliendo, señalaban que el se comprometió a que para el lunes o martes su trámite estaría listo pero les informó que el dinero que ellos pagaron no se los regresarían ya que eso fue por un servicio que ya realizó según el abogado.

Fueron dos personas quienes salieron tristes, se trata un señor y su esposa de nombre Dońa María salió hasta llorando de impotencia y coraje ya que afirmó que el abogado la amenazó de demandarla por difamación y le aseguró que no le regresaría todos los 18 mil pesos que le pagó por el proceso.

De acuerdo al testimonio de los adultos mayores regresarán el martes a su oficina para revisar si el abogado cumplió o si les regresará el dinero.

Por su parte el abogado declaró ante varios medios de comunicación que el no defraudó a los abuelitos y afirmó que si ha realizado el proceso adecuado por el cual cobró.

Por último los abuelitos estuvieron hasta Tres horas afuera de la residencia del abogado bajo los fuertes rayos del Sol, por lo que tuvieron que taparse con periódicos.

Al lugar llegaron ciudadanos que de manera noble le llevaron galones de agua a los abuelitos mientras esperaban su turno para pasar a dialogar con el abogado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here