LaLey-de-Herodes

 Dicen que muchas veces para apreciar la verdadera dimensión de un problema, es necesario tomar distancia de los factores para apreciar las cosas desde otra perspectiva. Y todo parece indicar que eso es exactamente lo que está ocurriendo en Tamaulipas, una de las 12 entidades que tendrán elección de gobernador el presente año.

A pesar del optimismo con el que se expresan dirigentes, operadores y propagandistas oficiales y oficiosos, el escenario previo a la próxima la elección de gobernador en dicha entidad está complicado para el PRI, como fuerza política gobernante.

Baltazar Hinojosa Ochoa es, sin duda, el mejor cuadro del que pudo echar mano el tricolor, de la casi media docena de aspirantes que buscaron obtener la candidatura.

Es un político con trayectoria y relaciones sólidas con el centro. Sin embargo, sus propios operadores saben –aunque no lo dicen- que la jornada electoral no será un día de campo.

Su más serio competidor es el panista Francisco Javier García Cabeza de Vaca, senador con licencia. Hay quienes consideran que no es el mejor perfil que pudo seleccionar Acción Nacional, pues en su trayectoria política ha tenido espacio para hacerse de múltiples y poderosos enemigos. Sin embargo, tiene a su favor un aspecto importante: representar una alternativa de alternancia en una entidad que ha sido gobernada por una sola fuerza política en 86 años.

Al interior del estado, el equipo de operadores mediáticos del PRI-Gobierno se ha dado a la tarea de minimizar cualquier indicio de la complicada situación que vive el PRI rumbo a la elección. Sin embargo, un reporte publicado este martes por SDP Noticias da cuenta elocuente del nada halagüeño panorama para los priisttas. Veamos:

“En las encuestas que se realizan rumbo a las elecciones por la gubernatura de Tamaulipas, Francisco Cabeza de Vaca encabeza las preferencias.

“El sondeo que realizó Encuestas Tamaulipas coloca al candidato por el Partido Acción Nacional (PAN) con el 33 por ciento de la intención de voto, mientras que el candidato priista, Baltazar Hinojosa Ochoa, se queda con el 26 por ciento.

“En tanto, Encuesta Mitofsky, también realizó un estudio y Cabeza de Vaca también está en la preferencia del electorado con el 33%, en tanto que el priista se queda con el 26 por ciento.

“Otra encuesta realizada por la empresa Buendía y Laredo revela que el panista tiene el 44% de la intención el voto, mientras que el priista se queda con el 36 por ciento.

“Saba Consultores realizó una encuesta que señala que Cabeza de Vaca tiene el 28.4 de la intención del voto, mientras que Hinojosa se queda con el 22.6 por ciento.

“En el sondeo de la empresa Gabinete de Comunicación Estratégica, el candidato panista obtiene el 47.9 por ciento de la presencia electoral, en tanto que el candidato priista se quedó con el 25.6 por ciento”.

Hasta aquí el reporte de SDP Noticias. Vale la pena señalar que hace unos días, el equipo de comunicación de Baltazar Hinojosa dio amplia difusión a los resultados de la encuesta de Buendía y Laredo, señalando una ventaja de por lo menos 15 puntos para el priista. El hecho es que lo que se dio a conocer fue el apartado de preferencia absoluta, es decir, la fotografía donde se suprime a los indecisos y a quienes se declararon en abstención. Pero en fin, cada quién tiene la encuesta que merece y la que puede pagar a modo.

Como es sabido, una elección no sólo mide la penetración y simpatía de los candidatos, sino también es una forma  de calificar a los gobiernos salientes, y precisamente, en eso estriba el actual problema del PRI en Tamaulipas.

Egidio Torre Cantú llegó a la gubernatura producto de dos situaciones trágicas: el asesinato de su hermano Rodolfo, candidato que se enfilaba a una inminente victoria en 2010, y por otro lado, la urgencia con la que se tomó la decisión de designar a un candidato sustituto cuyo origen no diera lugar a sospechas de un crimen fraguado desde el propio partido. O sea, Egidio llegó a gobernador sin hacer campaña.

Durante su mandato, Tamaulipas se ha mantenido como una de las entidades más inseguras del país, y la economía de algunas regiones, como la zona portuaria de Tampico-Madero-Altamira y la frontera norte del estado, en otros tiempos rampante, ahora se encuentra en riesgo de colapso. Son incontables las historias de comerciantes y empresarios que han emigrado de la entidad ante el acoso de la delincuencia organizada y la debacle en el poder adquisitivo de la población. Aun así, el gobierno local presume resultados exitosos.

No obstante, en las pasadas elecciones federales, el PRI logró un carro completo en la contienda por ocho diputaciones, situación que fue resultado directo de una cuidadosa operación desde el CEN priista, más que por la intervención del mandatario estatal. Los propios priistas tamaulipecos, en corto, han recriminado la lejanía y altivez del mandatario.

Nadie se inconforma en voz alta porque se sabe que vivir fuera del presupuesto es vivir en el error.

La inconformidad contra el PRI en Tamaulipas tiene nombre y apellido. Y no es que Baltazar Hinojosa sea un mal candidato, ni que el panista Cabeza de Vaca sea un líder fuera de serie.

No.

Se trata simplemente de caer en cuenta de que  Egidio Torre ha convertido al PRI tamaulipeco en una marca difícil de vender.

La alternativa de Baltazar Hinojosa y su equipo estriba en realizar en corto una presurosa operación de deslinde. Si sus operadores logran identificar y sensibilizar a los no pocos actores políticos y sociales que han resentido la política elitista y segregacionista del gobernador y su equipo, todavía tienen tiempo de recuperar terreno. Pero no deben errar el camino: la guerra sucia y la publicación de encuestas torcidas a modo no derivará en buenos resultados. Al tiempo.

DE BOTEPRONTO: En este mismo contexto, la entrega del periodista Ciro Gómez Leyva de este martes señala: “Francisco García Cabeza de Vaca parte como el mejor candidato del PAN en mucho tiempo en Tamaulipas, pero el PRI dice tener un arsenal para hacerlo pedazos y amarrar el triunfo de Baltazar Hinojosa Ochoa”. Traducción: viene más guerra sucia en medios y redes. Veremos y comentaremos.

Twitter: @miguelisidro