des
Uno de los grandes mitos actuales, es que hay que tener una súper figura y curvas exuberantes para disfrutar plenamente de la sexualidad.
¡Y todas buscan eso!
Andan vueltas locas, quitando algo por aquí y poniendo algo por allá, sometiéndose a cirugías y tratamientos arriesgados y costosos.
Por supuesto, la sexualidad está rodeada de mitos y prejuicios.

Por lo tanto, muchas dirán que la sexualidad no tiene nada que ver con sus cirugías y tratamientos cosméticos.

Sin embargo, yo creo que la sexualidad es la única razón escondida detrás de dichos tratamientos: querer resultar más atractivas para el sexo opuesto.
Sin embargo, al final las que estaban solas continúan solas, las que tenían una vida sexual pobre, siguen igual. ¡Porque buscamos la plenitud sexual en el lugar equivocado!
No son las manos de un cirujano las que nos van a hacer más sexis. Son nuestras conductas y actitudes son las que nos hacen sexis o no.
Yo como médica, conozco muchas mujeres con cuerpos casi planos (sin curvas exóticas, ni prominentes traseros ni grandes senos) y que llevan una vida sexual maravillosa.
Y también conozco otras mujeres, que son unas verdaderas beldades, con cuerpos glamorosos y están completamente solas.
Lo que nos hace interesantes a las mujeres ante los ojos de los hombres son los sentimientos, la conducta, la actitud y la pulcritud.
De nada sirve tener una hermosa figura si somos egocéntricas, egoístas, humilladoras, etc. ¿Para qué queremos unos labios rellenos y una boca sexi? Si en lugar de usarlos para dar besos, los usamos para lastimar personas.

Por otra parte, un cuerpo en su peso normal es suficiente para tener un buen desempeño sexual.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here