images

Hoy es el último día del año, me he levantado muy temprano, salgo a la terraza frente al mar, quiero robarle unos minutos al día para despedir el año, agradecer a Dios por todas las bendiciones recibidas en este 2018, observo mi entorno y agradezco a mi creador ser tan afortunada, disfruto escuchar el romper de las olas, veo como poco a poco el sol empieza a aclarar el día y la belleza de la naturaleza asoma su esplendor y lo más maravilloso que pudiera pasarme es la presencia de un pequeño colibrí revoloteando a mi alrededor. !Amo los colibríes!

Que manera más hermosa de iniciar el día y despedir mi año! Observó su aleteo pues según dicen qué los colibríes son mensajeros espirituales del mundo superior.

De acuerdo con las leyendas, los colibríes flotan en el aire y pueden entrar en dimensiones muy diferentes a la nuestra.

Los nativos americanos creían que los colibríes traen sanidad, luz divina y ofrecen alegría, amor y éxito para aquellos a los que se acercaban.

Me gusta pensar que así es y qué eso traerá el nuevo año que está por nacer. Y que mejor para cerrar el año, y recibir el 2019 que recordar los 7 mensajes espirituales trasmitidos por los colibríes según Luiza Fletcher.

Ellos nos trasmiten: 1. Ligereza física: Los colibríes son aves ligeras, de poco peso. Su ligereza transmite el mensaje de una vida libre de todo aquello que nos sobrecarga y nos hace infelices, tristes y llenos de cargas emocionales que ningún bien nos hacen.

También nos inspiran a mantener vidas iluminadas, libres de dudas, preocupaciones y miedos. Cuando tenemos una existencia ligera, permitimos a nuestro espíritu la libertad de viajar por diferentes lugares, así como los colibríes. 2. Adaptabilidad:Los colibríes son considerados los pájaros más pequeños del mundo.

Su tamaño y peso hacen su vuelo fácil, sin esfuerzo y permite realizar increíbles acrobacias en el aire. Para ellos es fácil volar en cualquier sentido deseado o cambiar de dirección y velocidad en un segundo.

Esta habilidad de los colibríes es un recordatorio de cuánto debemos ser adaptables en nuestra vida.

Es necesario que estemos dispuestos a retroceder en algún movimiento, para seguir adelante con nuestros planes o analizar situaciones desde diferentes puntos de vista, cambiando el rumbo cuando sea necesario. 3. Persistencia: Los colibríes se alimentan del néctar de las flores. Ellos están siempre en busca del lado dulce de la vida, persistiendo en su búsqueda incluso en medio de dificultades. Su persistencia es una inspiración para nuestras vidas, pues muchas veces fácilmente desistimos de encontrar lo que deseamos. La vida está llena de dulzura, sólo necesitamos saber dónde buscar. 4. Infinidad: Al volar, las alas de los colibríes se mueven en un patrón referente al símbolo del infinito , una figura de 8. Este patrón nos puede enseñar que el tiempo no es más que una ilusión de la mente; lo que nos motiva pensar considerando otras razones más allá del tiempo a curar el pasado y enfocar nuestra atención y conciencia en el momento presente, pues es el único que tenemos garantizado. 5. Profundidad: Los colibríes están equipados con picos largos y estrechos y lenguas aún más largas, lo que permite atravesar las partes amargas de las flores y alcanzar la dulzura que se esconde en su interior. Haciendo una analogía con nuestras vidas, nos enseñan a ir más allá de las apariencias, de las primeras impresiones. Cuando analizamos cosas o personas superficialmente, nos privamos de ver la verdadera esencia que se encuentra en su interior. 6. Alegría: Los colibríes son aves felices, vuelan de flor en flor motivados por sus objetivos, y viven plenamente siguiendo el camino más positivo en busca de lo que les trae felicidad. Con esto, ellos nos enseñan que incluso en medio de lo imprevisto y la negatividad, tenemos la opción de elegir a la alegría cómo una constante en nuestro camino. 7. Autenticidad: Las colibríes tienen una característica que los distinguen de otras aves: el zumbido suave de sus alas. Se cree que ese zumbido transmite sanación y energía.

Todos tenemos nuestro propio «zumbido», una característica que nos diferencia de aquellos a nuestro alrededor, y no debemos tener miedo de mostrarla.

Su particularidad puede ser un ejemplo o una energía curativa para alguien a su alrededor. Sea fiel a quien usted realmente es. Si practicamos estos mensajes serán positivos para nuestro crecimiento.

Por lo tanto, si tienen la fortuna de encontrarse con un colibrí, mantengan su corazón y mente abiertos para observar y absorber sus enseñanzas e incorporarlos en su vida, hacia un 2019 con visión positiva y feliz. Desde el pueblo mágico de Sayulita…Feliz Año Nuevo!

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here