Egidio Torre Cantu y Leticia Salazar, en sus esquinas.
Egidio Torre Cantu y Leticia Salazar, en sus esquinas.

Durante su primera gira de trabajo en Matamoros, ya con un gobierno municipal panista, al gobernador de Tamaulipas Egidio Torre Cantu se le alboroto el avispero al convertirse en foco de diversos reclamos ciudadanos: adultos mayores, tianguistas, colonos y desalojados del INFONAVIT, entre otros, no perdieron la oportunidad de recibirlo con reclamos y rechiflas en la colonia Tampico.

La gira de trabajo que el viernes 4 de abril,  empezó tersa en el Poblado Higuerillas, se crispo en la colonia Benjamin Gaona (cuya avenida encantada esta prometida a pavimentarse desde el trienio de Baltazar Hinojosa Ochoa) y se deslizaba suave, como en mantequilla, en el arranque de obra de un hotel en el ejido 20 de noviembre, llego a su punto mas álgido en la primaria Hermenegildo Galeana.

Ahí, en el corazón de la colonia Tampico, en un barrio de vendedores de automóviles usados muy cercano al Tianguis de la Avenida del Niño,  Egidio Torre Cantu había convocado a sus principales secretarios, Homero de la Garza Tamez, que desde la SEDESOL Estatal no se cansa de promoverse para ser el próximo Gobernador,  Mónica González García, Secretaria de Desarrollo Económico, Rene Salinas Treviño, Secretario de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente y Diodoro Guerra Rodríguez, Secretario de Educación de Tamaulipas.

Para adornar el templete, como mirones, estaban el delegado de la SEDESOL Federal, un Edgar Melhem Salinas adelgazado después del susto que sufrió tras un «levanton» en San Fernando, y los diputados comparsas, Belén Rosales Puente y Juan Martín Reyna García. También Juan Patiño Cruz pero no Francisco «Kiko» Elizondo, quien en la víspera se alzo como critico de los costos del aparato de seguridad que rodea a la alcaldesa Leticia Salazar Vázquez y su Secretario de Desarrollo Social, Luis Alfredo Biasi.

A manera de pilón y como porra para el Gobernador del Estado, en primera fila se estrenaron los nuevos delegados estatales, con albas blancas camisas y sonrisas de oreja a oreja por su regreso al presupuesto: Mario Zolezzi García, jefe de la Oficina Fiscal del Estado, Dolores de la Garza Berlanga, representante de la SEDESOL en Matamoros, Daniel Sampayo Sánchez, delegado del ITAVU, Ernesto Danache, delegado de Transporte Publico, y Manlio Villar Martínez, coordinador de los COBAT en Matamoros.

Pasaban las 2 de la tarde de ese viernes nublado, entrado en aguas, cuando Egidio Torre entro a la escuela y se encontró entre un mar de gentes; su cuerpo de seguridad conformado por unos 20 agentes estatales, identificados por vestir guayabera blanca y un aparato de comunicación en la oreja se cuidaron de abrirle al paso, ya seguido de la alcaldesa de Matamoros, Leticia Salazar Vázquez, sin esperar las mantas y pancartas de repudio con que colonias, estudiantes, tianguistas y adultos mayores esperaban al mandatario estatal.
Descompuesto por las criticas: «Gobernador por que nos quitaste la despensa?» «No somos priístas pero también comemos» «Apoya a nuestra alcaldesa», «En Vida Plena nos quitaron las escrituras»,  Torre Cantu fue avanzando paso a paso los 300 metros que lo separaban del templete. Muy cerquita, con camisa azul y peinada de trenza,  la alcaldesa Salazar Vázquez caminaba sobre los botines negros de 11 centímetros de tacón sin poder ocultar la sonrisa, iba seguida por el Secretario de Desarrollo Social, un Luis Alfredo Biasi sonriente pero disminuido, mas parecido a un vendedor de carros que a un político decidido a ser diputado y hasta presidente municipal de Matamoros.
Entre reclamos, peticiones de ayuda y tonos de protesta, paso una eternidad antes de que los dos políticos llegaran a la tarima donde ya los esperaban sus equipos listos para medirse en el acto final de esa primera gira de trabajo juntos.
Primero le toco a Leticia, serena y con sus clásicas citas bíblicas, la alcaldesa  Salazar Vázquez le pidió al Gobernador, Egidio Torre Cantu, ese que por desprecio tardo 7 meses en programar un recorrido con ella, que quiera a Matamoros:
«Quiero reiterarle gobernador, que usted tiene una amiga en  Matamoros, Lety Salazar sabe hacer equipo, junto con todo el gobierno, porque necesitamos que esta ciudad se levante a como de lugar».
A mitad del presidium, resoplando sobre el prominente mostacho blanco, Egidio Torre Cantu la escuchaba, muy cerca compartía con Homero de la Garza Tamez, el titular de la SEDESOL que tiro por viaje se lleva un regaño de Leticia Salazar, en torno a las mantas y pancartas de repudio que en colores fosforescentes sobresalían en la explanada escolar.
Sin poder ocultar su enojo que le causaron las protestas, Egidio Torre Cantu se dispuso hablar:  de un brinco salto de su silla y en tono de maestro regañón le contesto a los manifestantes, con dedicatoria oculta para la alcaldesa de Matamoros:

«Hay una serie de pancartas que dicen una cantidad de barbaridades, nada más voy a leer una que es muy importante, bienvenido Egidio Torre Cantú por un Tamaulipas mejor, bienvenida Norma Leticia por un Matamoros de progreso, ya no se hagan garras hombre, vamos a trabajar juntos, déjense de perder el tiempo con cosas que no valen la pena».

El primero es festejar el comentario, a Guillermo Martínez García, el vocero del Gobierno de Tamaulipas,  al que casi se le caen los lentes cuando pego un brinco y grita a sus  corifeos: «Tómala cabrona, así o mas claro», al igual que la regidora priísta Maria Elena «Nena» González Benavides, hija del líder obrero Agapito Gonzalez Cavazos, que no pudo acallar su comentario:

«Si el gobernador es un viejito bien cabrón».

La salida también fue rasposa. Alebrestados por el regaño, los manifestantes le cerraron el paso al Gobernador Torre Cantu, los empujones no se hicieron esperar, los escoltas casi lo cargan para poder sacarlo de la escuela donde los ánimos se caldearon a tope.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here