Sin titulo profesional ni licencia sanitaria, Nallely Ortiz Rodríguez es una falsa dentista que mete sus inexpertas manos en las bocas y vidas de incautos pacientes que desconocen a lo que se exponen cuando ingresan al consultorio de la calle Sexta.

Desde el 8 de agosto del 2018 en que se interpuso queja formal contra la referida dentista  por parte de una paciente afectada por una mala endodoncia, la Secretaria de Salud de Tamaulipas ha guardado un silencio complice hacia la supuesta profesionista.

Carece de titulo profesional

De tal suerte y aunque los afectados han hecho llegar toda clase de pruebas a las dependencia que revelan como el consultorio de la dentista Nallely Ortiz opera sin licencia sanitaria, al margen de la ley y sin siquiera estar dada de alta ante la autoridad hacendaria, no se ha podido conseguir la clausura del establecimiento.

Consultorio no tiene licencia sanitaria

Los principales encubridores de la dentista del mal, son el Comisionado Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios, Oscar Villa Garza y su coordinador general Christian López Patiño, quienes desde el 8 de agosto recibieron la denuncia y pruebas de como la dentista realizo un mal trabajo en paciente femenina que degenero una fuerte crisis de salud que la obligo incluso a pasar por quirófano para resarcir el mal provocado por la inexperta dama.

Desde COEPRIS, Oscar Villa protege a falsa profesionista

El local donde la dentista Nallely recibe a sus infortunados pacientes esta ubicado en la calle Sexta entre Bustamante y Herrera y es una cueva del lobo donde las personas ingresan buscando tratamiento para su problemas bucales pero salen inflamados, con infecciones y a la larga con el daño emocional de ver como las autoridades sanitarias la protegen.

Hizo una mala endodoncia

Lafronteradice.com cuenta con un abultado expediente en contra de la dentista intitulada, mediante el cual pudo documentar como desde la fecha de la denuncia, la COEPRIS se ha dedicado a encubrir a Nallely Ortiz, pues lejos de actuar en su contra por el sencillo hecho de que no cuenta con licencia sanitaria, opta por hacerse de la “vista gorda” para que el consultorio pueda operar por las tardes y los fines de semana.

Sin embargo cuando los afectados exigen a la dependencia estatal actuar en base a toda la evidencia, encuentran el argumento de que el consultorio esta cerrado algo que es completamente falso pues la inescrupulosa mujer sigue trabajando con la confianza de que las investigaciones en su contra no prosperan pues desde el comienzo de la investigación cuenta con la protección a nivel local y regional de la COEPRIS.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here