Mientras los músicos Cuitlahuac y Elias Hernández Gutierrez eran asesinados en Río Bravo, el gobernador de Tamaulipas, Francisco Javier García Cabeza de Vaca disfrutaba de un desfile de modas en Reynosa en compañía de su esposa Mariana y de sus hijas trillizas.

Todo sonrisas, el jefe del ejecutivo estatal, encabezo la actividad social, totalmente ajeno al sufrimiento de la familia Hernández Gutierrez que esperaba con el Jesús es la boca que les devolvieran a sus seres queridos con vida.

En primera fila, el frivolo mandatario no dejo de aplaudir al paso de las modelos y diseñadores que se dieron cita en la antigua Refinería de Reynosa sin importar el sufrimiento que se estaba suscitando en el municipio vecino donde los jóvenes músicos fueron “levantados” después de un incidente vial.

En Río Bravo, los hermanos eran ampliamente conocidos por su talento musical y carisma a toda prueba que incluso los llevo a ser parte del Reality Show “México tiene talento” de Tv Azteca.

Fue viral la reacción del alcalde de Río Bravo, Carlos Ulivarri quien al microfono no pudo evitar las lagrimas al recordar a los muchachos, secuestrados la noche del sábado y que aparecieron ejecutados la mañana del domingo en el libramiento Sur II de Reynosa.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here