vidaenarmonia

 

¡Con que hoy es tu aniversario número 15! ¿Por eso te has hecho presente en mis sueños? La verdad buscaba justificar que aparecieras, porqué cómo nunca este año me calo en el alma recordarlos (quizás por que estoy más añeja, más madura) al poner los gustos de cada uno en el altar de casa. La verdad me inquietaba quería descifrar tu presencia, pensé que necesitabas oración o sentirte todavía  más recordado, lo comente con tus nietos y pensaron lo mismo, sin embargo les digo que apareces tranquilo,  sonriendo, sentado leyendo tu periódico lo dejas, te acercas junto a mi y de la bolsa de tu suéter sacas dulces, me lo das y justo cuando algo me estas diciendo me despierto… y precisamente hoy temprano por la mañana, después de haber orado por ti, prender tu vela y poner tus glorias junto a tu foto por un aniversario más de tu partida, recuerdo que tengo que buscar un recibo, me dirigí a mi recamara, abrí un cajón que varias veces he acomodado y en la búsqueda llama mi atención una hoja doblada en cuatro, la abro y su contenido me sorprende… es una carta, son los últimos pensamiento escritos para Ti por el menor de tus hijos; y que dice:

H. Matamoros, Tam.

Dic. 1 2001

“Por favor encuentren a un viejito hermoso, lleno de arrugas, bueno como siempre fue desde que nació, honesto y amoroso como el mejor, siempre bondadoso y sin quejarse de nada, avísenme por favor, que aunque le dije muchas veces te quiero, me faltaron muchas más, y aunque me dijo muchas veces que me quería me hubiese gustado oírlas muchas más. Pero por favor tengan cuidado si lo ven, tiene heridas muy grandes en su cuerpo porque no se podía mover y la gente que lo debió cuidar parece que no lo entendió y lo descuido, pero el nunca se quejo, al contrario, yo creo que agradecía los malos tratos con tal de que se acordaran de él. Denle de comer lo que sea, le encanta el pan y que no decir de dulces y galletas, pero comerá lo que sea, no se quejara por la comida, pero por favor no se desesperen, recuerden que esta viejito y come lento, pero les agradecerá y recompensara con una mirada que con que toque sus ojos les llenara de amor, de comprensión, y de entendimiento que solamente 89 años pueden dar y les reconfortara su alma con una sonrisa de amistad que nunca lo podrán olvidar y sentirán lo que no tienen idea si llegan a tocar por suerte alguna de sus manos,  les dará besos si  se lo solicitan   y sabrán de regalos de Dios en vida, yo lo hice tarde pero lo hice y me gustaría haberlo hecho muchas más. Trátenlo bien, qué aunque siempre sonríe, esta acostumbrado a que hasta  la gente que lo debió tratar bien esto se le olvido, y me parece ser qué es la gente que hipócritamente decía que lo amaba y extrañaba. Me parece que él tenia dudas de esto y por eso siempre pensaba en la Gloria, nunca entendí si era la Gloria de Dios o alguna otra que él sí de verdad amo, y de la cuál platicaba a Miriam, a Karla y a Pablo con nostalgia y sonrisas en sus labios, a lo mejor ya esta con ella, búsquenla también por favor para agradecerle los momentos y recuerdos felices que le hizo pasar ella con su pelo castaño que él solía recordar y me parecía que al evocarla aún podía oler ese aroma que para él olía a su Gloria. A sus 89 años yo creo que él ya no pudo distinguir entre la gloria de Dios y la Gloria terrenal, tal vez las confundía o ambas eran igual para él. Si lo encuentran avísenle que ya voy para allá otra vez, que no se muera que aunque el prefiera morirse para descansar, nosotros como siempre preferimos tenerlo vivo aunque a veces no nos acordamos para que. Díganle por favor que se acuerde de los 32 días en casa de su hijo, recuérdenle que ahí nunca estuvo solo, recuérdenle que él fue siempre el fruto de la atención, el motivo de las risas y alegrías, pocos los días se hicieron para gozarlo y muchos los momentos para preocuparnos por él, pero él lo gozo, con amor y más humildad aguanto el dolor de sus heridas, díganle que aquí era bien amado y es, ha sido y será motivo de orgullo de nuestras vidas y verán una sonrisa dibujada en su cara, que se acuerde que fue rico, más rico como nunca se imagino ser, que se reconoció como lo buen hombre que fue, honesto y trabajador, y que se le reconoció cómo trabajo y que dio todo su dinero a una mujer que nunca le agradeció y siempre lo desprecio y díganle que no es cierto que no tenía dinero si aún ahora que no lo encuentro aún le siguen pagando, que aquí comió lo que quiso como nunca creyó, si lo ven que se acuerde de su nuera y nietos y a lo mejor así sin duda quiere regresar, ellos no saben que paso y porqué ya no esta, de su amiga que lo cuidaba y de los señores de las corbatas que le causaban molestias que al fin y al cabo eran para su bien, pregúntenle si quiere volver…y si dice que si, díganle que ya voy para allá otra vez por él, para traerlo de vuelta de donde nunca se debió haber ido pero por error se fue.

Roberto Obregón Andrade 26 de Marzo 1912 – 28 Noviembre 2001

Termino de leerla, dolorosos recuerdos fluyen; 28 Noviembre 8:00 a.m. “te habíamos llamado por la mañana y ella dijo que estaba arriba pero que habías amanecido bien y como a los 25 minutos una llamada de tu hijo mayor confirma lo contrario, pide hablar con tu hijo menor y solamente le dice: “Tu papá se murió, vente y tráete la chequera”,…

Me doy cuenta que siempre recuerdo el día 28 de noviembre pero no el año, saco cuentas de las fechas de esta carta y hoy se cumplen 15 años de tu partida temprano por la mañana, mis pensamiento están confusos,  quiero una explicación sobre esta carta,  recuerdo que el la escribió pero  no tenía ni la mas remota idea de donde estaba y que precisamente hoy buscando otra cosa aparece,

Las lagrimas fluyen, viene a mi mente tu imagen siempre tranquila, sonriente y feliz, me imagino que tu espíritu, tu alma en el cielo están de fiesta y festejando 15 años de paz, de gozo, celebrando 15 años que decidiste dejar el dolor y el abandono que sufrías solo en el cuarto  en el ellas te pusieron cuando regresaste, ¿pero sabes que?  Ella pago antes de irse, no se fue sin sentir el abandono de los que la rodeaban, sintió el desamor, su hija que vivía al lado le daba de comer una vez al día tortillas frías con mayonesa porque no tenia tiempo de atenderla y a los demás para que la atendieran o le llevaran de comer teníamos que mandarles dinero, dinero que cómo el que te mandábamos a ti, era usado para todo menos en ti, en fin dicen que los que ya se fueron se dan cuenta de lo que pasa aquí a los que no quedamos, entonces ya sabrás cómo ha sido la partida de los que ya se fueron y cómo la vida de los que aún están.

El perdón a ellos hace mucho se dio. Hoy celebro que te cueles en mis sueños, hoy decido festejar contigo mi querido suegro Roberto estos 15 años que sin darme cuenta pasaron en un abrir y cerrar de ojos, hay cosas que pasan que no tienen explicación, sin buscar encontré una carta con fechas, si tu intención era que recordara no solo el día sino el numero de tú aniversario, ¡lo lograste!…Hasta el cielo te refrendo mi cariño y el de tus nietos agradezco todo el amor que siempre me diste y ser en vida tu consentida. Desde aquí hoy siento con todo mi corazón la seguridad y paz de que estas disfrutando las dos Glorias, la de Dios y la de tu amada Gloria que en silencio tanto amaste.

Con amor a tu memoria, Miriam (coincidentemente mi columna número 100).

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here