“La inversión en conocimiento paga el mejor interés” Benjamín Franklin

Este fin de semana celebramos a nuestras madres, parte fundamental de nuestra sociedad y nuestras familias. Afortunados somos los que tenemos una madre, podemos disfrutar con ella y sobre todo bendecidos los que tenemos el lujo de de poder decir “mi madre es mi mejor amiga”.

Además de todas las maravillosas aptitudes que poseen nuestras madres como el rol multifuncional de poder ser “todo a la vez” y digo todo porque nuestras madres son enfermeras, maestras, psicólogas, cocineras, chofer, nutriólogas y un sinfín de profesiones. Sin olvidar que nuestras madres son las principales administradoras e inversionistas del hogar.

Así es, las madres llevan el papel principal en destinar y administrar los recursos financieros del hogar, habilidad que se desarrolla en base a la experiencia. Siendo grandes administradoras en la empresa del hogar, llevan y planifican el consumo de servicios, despensa además de proyección a futuro de recursos. Cuantas veces no escuchamos a las madres decir “le comprare los zapatos o la ropa al niño, un número más grande o talla más grande para que le queden más tiempo”, absteniéndose de adquirir gustos para ellas y esto se debe a que en nuestro país más que en otros países, las mujeres crecen con la cultura del “sacrificio” donde la costumbre es ver primero por los hijos que por ellas.

Hoy, además de felicitarlas por su gran habilidad administrativa, las invito a convertirse en madres Inversionistas.

Las madres inversionistas se rigen por las tres E’s, Educación, Experiencia y Efectivo.

Madre inversionista en Educación

Una madre inversionista sabe perfectamente que la educación es la mejor herencia que les puede dejar a sus hijos. Una madre inversionista claramente conoce las necesidades de sus hijos y define metas tangibles para que sus hijos las logren. Por ejemplo este tipo de madre invierte tiempo para estar pendiente de sus hijos en el ámbito escolar, tiene una comunicación efectiva con los maestros de sus hijos, no se espera hasta el final del ciclo escolar para conocer el aprovechamiento académico de sus hijos. La madre inversionista en educación al darse cuenta de las

bajas calificaciones de sus hijos inmediatamente elabora estrategias para ayudar a su hijo a mejorar sus calificaciones e identificar en donde está la falla.

Reconoce que en este mundo globalizado la información esta a segundos de distancia e involucra a sus hijos en temas actuales en ciencia, tecnología y cultura. Desde mi infancia mis padres me acercaron revistas de ciencias y otras como Selecciones y National Geographic, yo creo que desde ahí nació mi gusto por viajar y desear conocer otros lugares. Después llego el auge de tener computadoras en casa y me regalaron una enciclopedia digital, a mis 10 años ya conocía, las ciudades más importantes de los países de mi interés, las zonas turísticas, comidas típicas y costumbres. Literalmente mis primeros viajes al continente europeo y Asia los hice a través de mi computadora. Ahora es todavía más fácil; involucra a tus hijos a interesarse por otras culturas, motívalos a investigar y preguntar, en estos días es muy común ver a los niños manejar con gran facilidad computadoras y tablets.

Madre inversionista en Experiencia

Las madres inversionistas saben que hay mucha diferencia de la teoría a la práctica, así que se preocupan por que sus hijos tengan experiencias enriquecedoras de aprendizaje. Usualmente los valores y ética se desarrollan por medio de las experiencias es decir de nada sirve que les enseñes a tus hijos a compartir y ser generosos si no los involucras y no sienten la gratificación al dar sin recibir. Al igual que cuando tus hijos están aprendiendo algún otro idioma, no hay mejor enseñanza que animarlos a practicar el idioma. Esto también involucra los viajes, siempre es importante que tus hijos conozcan nuevas personas y visiten ciudades, si no hay oportunidad de enviar a los hijos a algún campamento, involúcralos en campamentos de arte y talleres, usualmente las casas de cultura del municipio tienen talleres en el verano para niños gratuitos o a un costo muy bajo, algunas iglesias también tienen talleres de artes además de los grupos misioneros. Que mejor manera de que tus hijos puedan conocer otras zonas del país y diferentes circunstancias que los enseñen a valorar lo que tienen que yendo con un grupo de “Misiones” a ayudar alguna comunidad.

Madre inversionista en Efectivo

La madre inversionista en efectivo se preocupa por enseñar a sus hijos el valor del dinero. Los niños comúnmente piden objetos que realmente no necesitan por eso es importante enseñarles el valor de cada artículo y el

esfuerzo que sus padres realizan para comprar ese artículo. Un ejercicio que puedes realizar con tus hijos es según tu propio sueldo calcular las horas de trabajo invertidas para financiar unas vacaciones o algún juguete costoso. También es importante enseñarles a administrar su “domingo” en caso de que les des dinero, puedes abrirles una cuenta de banco e iniciar el hábito del ahorro. En mi experiencia, mi madre me enseño el hábito de ahorrar, cuando yo tenía alrededor de 9 años nos abrió una cuenta a mí y a hermano en un banco, recuerdo que mi hermano y yo nos sentíamos “muy importantes” cada vez que íbamos al banco a depositar y como todos los hermanos en algún tiempo hasta competíamos por ver quién ahorraba más. Los empresarios usualmente hablan de dinero en sus conversaciones sin ningún miedo o tabú. Entonces que mejor regalo puede dejar una madre aparte de su amor y cariño que la educación de sus hijos con las finanzas y el “lenguaje del dinero” con el objetivo de que a futuro se desarrollen como empresarios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here