vidaenarmonia

 

“Aprende a Amar la vida,

está siempre te guiará a descubrir soluciones maravillosas,

 Aún por  encima de tu propia sabiduría.”

Miriam.M.

Son los primeros días del mes de Diciembre, a través de la ventana se escucha el peculiar canto del aire frió del norte, son las 6:10 de la tarde, aun es temprano sin embargo en la calle la oscuridad reina. El paciente se ha retirado, el gélido silencio me hace recordar que sus síntomas son los característicos del llamado Trastorno Afectivo Estacional o Depresión invernal que se desencadena por las estaciones del año (y no derivados de la nostalgia); lo común es que se presenten durante la época de invierno, causados por la disminución de la intensidad solar o la falta de luz, ocasionando este factor que la gente se deprima más en esta estación del año.

¡Buen día estimado lector! Quizás en estos días has escuchado que se han incrementado las consultas psicológicas en los servicios públicos de salud. Aunque aún el invierno no ha llegado es normal que este trastorno afectivo estacional imagesse presente. Esto puede deberse porque disminuye la intensidad solar, teniendo una explicación biológica:

La cantidad o carencia de luz natural durante el día   en invierno influye en la producción de las hormonas melatonina y serotonina; La melatonina  tiene una importante participación en la regulación del ritmo del sueño-vigilia y los estados del ánimo. La melatonina puede variar en su producción a lo largo del ciclo de 24 horas,  como respuesta a cambios de iluminación ambiental, de forma que es producida en mayor proporción en la oscuridad y por tanto se incrementa cuando los días son más cortos y con menos luz, a mayor nivel de esta hormona, provoca en el cuerpo una reacción de somnolencia diurna y apatía.

Un neurotransmisor importante en este periodo estacional también es la serotonina, conocida como la “hormona del bienestar”, que aumenta al atardecer por lo que nos induce al sueño, actúa  como el reloj biológico de nuestro cuerpo, permanece elevada hasta el amanecer cuando inicia su descenso  determinando nuestros ciclos de sueño y vigilia.

La generación de serotonina disminuye su  nivel en los meses de otoño-invierno, durante los días nublados, contribuyendo a presentar en algunas personas los siguientes síntomas: cambios en el estado de ánimo, alteraciones del sueño, irritabilidad, ansiedad, disminución de la energía, pérdida de interés por el entorno, cansancio, alteraciones en el apetito, baja autoestima y en algunas ocasiones hasta ideas suicidas.

Según datos de la Secretaría de Salud, el 10% de la población mexicana padece Depresión Invernal o Trastorno Afectivo Estacional en la temporada invernal.

A partir de los 13 años, un hombre presenta la enfermedad por cada dos mujeres, siendo las mujeres  más susceptibles a padecerla y su prevalencia  es mayor en mujeres entre 20 a 30 años que en hombres, ya que los hombres producen hasta un 50% más de serotonina que las mujeres.

Sin embargo tan bien es muy importante tomar en cuenta  estimado lector que las fiestas decembrinas y el cambio de  nuevo año, nos vuelven más susceptibles emocionalmente y atraen la nostalgia y no forzosamente se trate de una depresión sino de un  episodio de tristeza. Hay personas (sobretodo adultos mayores o quienes han sufrido una perdida) que en esta época les pesa más su soledad sintiéndose abandonados o les entristece  recordar a las personas queridas que están lejos o a los que ya emprendieron el viaje sin retorno y no estarán presentes en la mesa familiar. Si notamos esto hay que poner manos a las obras y prestar la atención debida para evitar una tragedia mayor como un suicidio.

¿Cómo podemos ayudar a combatirla? Observando si alguien cercano sufre estas características, dándole compañía, atención, escuchándolo. También ¡Saliendo al Sol! Sí, aproveche salir  a caminar cuando hay sol, busque solucionar lo que perciba como  problemas, fortaleciendo la autoestima, realizando deporte, el ejercicio divierte, tonifica y produce cambios físicos y químicos a nivel cerebral que generan bienestar y eliminan el estrés, manteniendo una dieta balanceada, evite las bebidas alcohólicas. ¿Sabia Usted que el alcohol es un depresor del sistema nervioso? En vez de hacernos sentir alegres detona en estados depresivos, trabaje menos, dedique tiempo a descansar y sin duda no olvidemos rodearnos de situaciones positivas y  acercarnos a nuestros seres  queridos, sin duda esto nos ayudará a sentirnos mejor durante esta estación invernal. Si persisten los síntomas, busque ayuda profesional. Hoy ha salido el sol, disfrutémoslo.

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here